Llegó a Buenos Aires por primera vez hace algunas semanas atrás acompañando a la autora de Chinakax utxiwa. Una reflexión sobre prácticas y discursos descolonizadores. Silvia Rivera Cusicanqui nos presentó el número 3, que venía con la publicación “intervenida” de Inquietudes: los ejemplares que trajo se vendieron en la presentación de chixi y ahora llega el numero 4…

Abajo reproducimos parte de la introducción y el índice. Además de la revista misma, bellísimamente diseñada e impresa (con un olor a tinta p’etacular), trae como obsequio una lámina coleccionable todo color del cuadro “Santiago Maramoros” de Anónimo -sin dudas el más importante creador de todos los tiempos-; también un instructivo para hacer un volador (o cometa); y por último un DVD con el corto Sumaj qhaniri chuyma manqharu. Un homenaje a Matilde.
Para conseguir la Revista ver aquí…
Para dar con los editores escribir a elcolectivo2@gmail.com

Índice

“Hambre de Huelga” por Silvia Rivera

“Latour y las Bartolinas” por Ruth Bautista

“En este país ya no cocino” por Alejandro Jaramillo

“Homenaje a Matilde Garvía” por Gilka Wara Céspedes

“El cuerpo en la obra” de Efraín Ortuño por Juan Vaca

“La amenaza somos nosotras” por Victoria Darling

“El fútbol es con la pelota” por Mario Murillo

“El conflicto Potosí-Oruro” por Luis Alemán

“Performance y Política Corporal” por Walter Rocha

Fragmento de Introducción

El cuerpo crece y se transforma
Como todo cuerpo de pensares y sentires, El Colectivo 2 ha crecido con el tiempo, desde su primer número de Alasitas (enero 2009), pasando por el número dedicado al ch?akhi carnavalero (marzo del mismo año), hasta el número 3 que, después de una larga trancadera, nos permitió salir en enero del 2010 con una lectura del mundo visual como ejercicio metodológico para comprender los cambios que vivimos en este espacio hoy llamado Bolivia, en el akapacha del presente globalizado y de la ?revolución democrática y cultural?.
Agosto es la estación del laka phaxsi, el mes en que las bocas de la tierra se abren para alimentarse de cuerpos ?metafóricos y reales-, sacrificios propiciatorios para la siembra de octubre. A lo largo de esta estación, ha sido el cuerpo, con sus dimensiones oscuras y luminosas, el que nos ha nutrido con sus mensajes y sus códigos, con sus maneras de relacionarse con el mundo. Hemos descubierto que el cuerpo es posibilidad expresiva, performática, que acude a otros códigos para interpelar a los esquemas normalizadores dominantes, a las disciplinas y a las opresiones que se nos han introyectado desde niñxs. Por eso, el hambre y la voracidad constituyen el taypi ambivalente y contrapuesto que forma el cuerpo, el estómago-puraka de este número de la revista.
La oposición que emana de este encuentro alude a la antropofagia, como metáfora viviente del mundo ch?ixi que habitamos. Cualidad dual, andrógina y manchada, ese cuerpo-de-en-medio, que a veces devora y a veces es devorado, que padece hambre y también se engolosina, nos plantea pulsiones contradictorias, disyunciones en apariencia irreductibles, pero articuladas en una complementariedad dinámica. Así se yuxtaponen el placer y la pesadilla, la apetencia y el asco, la disciplina y la libertad, lo masculino y lo femenino, la pasividad y la resistencia, la estética y la antiestética, hilos que se entrecruzan a lo largo de todo el cuerpo de esta revista.
Este es el derrotero que ha decidido seguir El Colectivo 2 en el cuarto número de su revista. Esta ruta comienza precisamente en el espacio intermedio, el taypi. Sigue por la derecha, recorriendo el mundo masculino de las disciplinas del cuerpo en el arte del dibujo y en la práctica de los deportes. Rupturas, disidencias, contradicciones y grietas se abren así en el edificio normativo de estos cuerpos dóciles, vaciados o normalizados.
Pero la soberbia del logocentrismo masculino hace aguas cuando las cosas toman la palabra y la sociedad se empequeñece hasta subsumirse en una red infinita de relaciones, reciprocidades y conflictos que hablan a través de los cuerpos ?esos objetos/sujetos que constituyen el cosmos. Objetos cargados de sentido interpelan a la mirada científica, desestabilizan las categorías durables que nos dan seguridad con sus nociones preestablecidas sobre la supremacía de lo humano. Al hacerlo, estas redes mezcladas de objetos/sujetos y de códigos ?manchados?, introducen en la realidad múltiples fuentes de incertidumbre.
La nuestra es una postura metodológica y ética poco habitual en los medios oficiales de la ciencia social. Por ello mismo, desde el taypi y desde la puraka, asumimos a la antropofagia como una respuesta a ese eterno dilema: la devoración metafórica del/a otrx, la in-corporación y el inter-cambio de saberes y sabores. Todo ello supone un reconocimiento de la condición inestable y cambiante del vivir suramericano, donde florecen y se entreveran las múltiples manchas que portamos en nuestros cuerpos las personas, las parejas y las comunidades ch?ixis de este continente abigarrado.
La izquierda del cuerpo es la sede de intuiciones y emociones, es nuestro hemisferio cerebral derecho eclipsado y dominado por el logos. La parte final de este número (o la inicial, dependiendo de la ruta que elija el chofer) se pregunta por sentidos despreciados y escondidos, por sujetas negadas y eclipsadas, por modos de hacer que nos ayudan a conectar nuestro cuerpo con el cosmos.
Por todas estas razones, este número de El Colectivo 2 ha sido imaginado como un cuerpo, que crece y se transforma, que duda y se resuelve. Como un niño al borde de ser empujado a la moledora de carne de la escuela, enfrentamos una disyuntiva. ¿Será posible combinar los saberes letrados con un hacer del cuerpo que nos libere de sumisiones y automatismos? La respuesta es humilde. En nuestra habitual sección de las Recetas de la Awicha damos testimonio de una experiencia corporal de grupo: cómo hicimos un volador, ese artefacto tan simple que nos enseña a dialogar con el viento. Con esa energía en la piel, lanzamos al viento este nuestro número pusi, tawa, cuatro, de la revista, como una voltereta en los aires o como un revolcarse en la oscuridad fangosa de los cuerpos, para seguir explorando sus sentidos y sus lenguajes insumisos.

El Colectivo 2

Tembladerani ? Lakaphaxsi 2010

Mas info (y descargas) en http://tintalimon.com.ar/libro/CHIXINAKAX-UTXIWA

Anuncios